Úlceras por presión

Imprimir

Úlceras por presión (UPP) o decúbito, son lesiones con deterioro de la integridad cutánea, que pueden afectar desde epidermis hasta los planos blandos más profundos e incluso al tejido óseo, son lesiones que tienden ser crónicas, que no son una enfermedad y que son un signo de otra enfermedad o de cuidados deficientes.

Un alto porcentaje de muertes de personas con discapacidad se debe a las úlceras por presión, por ello aquí algunos consejos para evitar las úlceras por presión.

La piel, la primera barrera a cuidar

Todos los días se debe observarse la piel, prestando atención a las áreas que puedan estar enrojecidas al momento de cambiar de posición. Las zonas comunes de problemas son: talones, glúteos, espalda, codos y parte posterior de la cabeza.

Dibujo señalando las áreas

La piel debe mantenerse limpia y seca; no debe permitirse que la piel esté sucia, limpiándose al nada más ensuciarse, es beneficioso hacerlo con un paño suave. Los jabones no deben irritar, usándose agua tibia, no utilizándose líquidos con alcohol.

Se puede aplicar cremas hidratantes, pero buscando que estas sean absorbidas por la piel sin dejar restos que no se hayan absorbido; se pueden aplicar aceites, todo esto evitando la resequedad en la piel.

En la medida de lo posible, la ropa no debe ser sintética, procurando tejidos naturales, limpios, secos y sin arrugas. Se debe ubicar cojines o donas suaves en las partes comunes en donde se desarrollan las úlceras, evitando dar masajes en esos lugares.

Necesidades fisiológicas

La humedad de las heces, orina, supuraciones o sudor, facilita el aparecimiento de úlceras, por ello debe limpiarse al ocurrir, haciéndolo con trapos suaves, como haciendo golpes suaves, no frotando.

Dibujo señalando las zonas

Cambio de posición

Las personas en cama deben cambiar de posición cada 2-3 horas. Una persona en silla de ruedas requerirá de movilización cada 12 o 30 minutos, mejor si él aprende a efectuar esa movilización.

Debe procurarse la alineación corporal para así distribuir el peso de manera uniforme. Evitar el contacto en zonas comunes de úlceras por presión como las rodillas, tobillos, Etc.

Lea también:

Complicación que provoca muerte en personas con paraplejía o tetraplejía

Si la persona requiere de un asistente/enfermera para movilizarse en la cama, no debe arrastrarlo, si no puede, debe pedirse ayuda a otra persona.

Todo implemento que se use para evitar la ulceración, como por ejemplo las donas, no debe sustituir por ningún motivo la movilización de la persona.

Debe llevarse una alimentación rica en proteínas y vitaminas, bebiéndose 1,5 litros de líquidos al día, preferentemente agua pura.

Fuente:

Clínica Universidad de Navarra

Instituto quirúrgico de Andalucía

Investigación/redacción/diseño:

Ana González

Lo escrito en este artículo de ASODISPRO no debe utilizarse como prescripción médica o tratamiento de alguna condición y/o enfermedad. Ante cualquier duda se debe consultarse a un médico colegiado.

ASODISPRO

Personas Productivas con Discapacidad

 

Tags: